Todo se resume en obrar siempre por María con María, en María y para María

Consecratio Mundi es una asociación Católica Internacional La ""CONSECRATIO MUNDI"" (CM), se establece como ""Asociación Privada de fieles “, conforme a los ce. 298 al 311 y del 321 al 329, del C.I.C.  

Se establece el día 31 de enero del año del Señor de 1991, como la fecha de fundación de la misma, en la ciudad de Roma, reconociendo como fundador, al sacerdote montfortiano Luka Cirimotic (1929-2006). Esta Asociación Laical, tiene naturaleza jurídica privada y está sujeta al ordinario del lugar. Esta Asociación privada de fieles, Consecratio Mundi, no tiene fines de lucro. Procurar que los miembros de la Consecratio Mundi sean profundamente Eucarísticos, asiduos al rezo del Santo Rosario y profundicen en el ""Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen María”, de San Luis María Grignion de Montfort. Dar a conocer la verdadera devoción a la Virgen, a través del ""Tratado de la Verdadera Devoción”, para llevar a las almas, a la perfecta Consagración a Jesucristo, a través de la Santísima Virgen María, según la fórmula de San Luis María Grignion de Montfort, establecida en su libro: ""Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen María”. Cuidar de la traducción, impresión, divulgación y distribución gratuita del ""Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen María”. Dar formación a sus miembros, por medio de retiros, cursos, pláticas, etc., sobre la espiritualidad mariana, según la enseñanza de San Luis María de Montfort. Promover la Consagración a María, según el método de San Luis María Grignion de Montfort y la distribución del ""Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen María"" en los grupos de apostolado ya existentes, que deseen formar parte de la Consecratio Mundi, desde su propia identidad y carisma. Participar cada dos años del Congreso General de la Consecratio Mundi, favoreciendo el crecimiento espiritual y la unidad fraterna entre los miembros del movimiento. Promover la Evangelización, orientada a esta espiritualidad mariana, por todos los medios de comunicación social a nuestro alcance, como boletines, redes sociales, radio, televisión, etc. Son miembros activos de la Consecratio Mundi aquellos que han aceptado formar o integrarse a los Núcleos Trinitarios y se comprometan en los mismos, al rezo del Santo Rosario y a la lectura y meditación de un numeral del ""Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen María"" , una vez en la semana o cada quince días o al menos una vez al mes. Deberán, además, prepararse para hacer la Consagración a Jesucristo, a través de la Santísima Virgen María, según la fórmula de San Luis María Grignion de Montfort, renovándola todos los años. Serán miembros adherentes o simpatizantes, aquellos que mantienen su pertenencia a otros movimientos de Iglesia, pero se comprometen dentro de esos mismos grupos, al rezo del Santo Rosario y a la lectura y meditación del ""Tratado de la verdadera devoción a la Santísima Virgen María”.